Cuerpo Tendido

 

Su corazón de cierva me golpea en las sienes

y llama y me convoca

para husmear la luna del claror de su cuerpo,

para lamer la hierba, para libar la fresca vida.

Aquí los ruiseñores

entonan sus canciones de la noche,

aquí al alba se duermen

y en las tibias axilas

anidan por el día.

Después de tanta niebla,

suelta el tiempo su lenta agua sombría, y abre

las dos puertas batientes, sus valvas de coral,

y allí alienta.

Yo subo por los flancos para sentir cómo atardece,

cuando el aire se llena de rubianas,

por ver si este sol se para en su caída. 

 

                                              Francisco Álvarez Velasco

 

              Este poema fue escrito para la Exposición de Kíker en la Sala Van Dyck de Gijón, en  abril de 1999.  

Puedes visitar la página de este artista en

http://www.ctv.es/USERS/kiker/