Tomás Salas

Ocho poemas

 

 

ODA AL CONTENEDOR DE LA BASURA

 

Ningún lugar como éste para sentir de cerca

la efímera condición de los placeres

y el pobre destino al que está abocada

toda materia (incluyendo

la humana, pero esa

es otra cuestión).

Mirad esas cáscaras de fruta, latas vacías,

papeles arrugados e ilegibles, sobres

que a ningún buzón llegarán nunca;

no hace ni  un instante fueron

objeto de placer, de solaz, de alguna útil 

ocupación. Humildes objetos que no serán admirados

en ningún museo ni guardados con avaricia

por algún coleccionista ni morbosamente tocados por un fetichista.

Pero han cumplido su función en el mundo honradamente.

Y ahora  pasan a mejor (o peor) vida

en un sucio camión, sin protocolo alguno,

manejados por fríos operarios, sin una pizca

de la solemnidad que al caso convendría.

                                                Málaga , 4  agosto MMIV

 

LISBOA

 

Ocres  tejados, desvahído blanco de los muros,

jaramagos que salen del balcón y de las tejas

sin pudor alguno, con la inocencia de un buen salvaje.

Ninguna cosa oculta aquí su antigüedad,

su noble  mugre de aristócrata arruinado

por refinados vicios, que conserva

un oxidado puñal y su apostura de antaño.

Lisboa tiene color de lento atardecer,

de crepúsculo postergado hasta la noche,

de luz tamizada por un amarillento visillo.

Todo aquí es noble, monárquico y antiguo,

distinguido como un viejo monasterio

de una orden casi extinta, todo aquí

tiene un cierto olor a humedad de catedral

o a  cuero de viejo incunable.

Ahora sé, en la rua sin salida de esta tarde,

que la vida sólo es una faena bella y melancólica.

                                                             Lisboa, 24 agosto MMIV

 

ODA (ALGO FILOSÓFICO-SATÍRICA)

                  A MI MUJER

 

Hay algo en el vasto universo que no es

noúmeno kantiano, idea platónica o estadística de lego,

algo por cuyo carácter

de realidad respondo ante los hombres

si fuera preciso ante notario.

Tu cuerpo: metro sesenta

de modesta materia, átomos

combinados no sé cómo,

vida insuflada con misterio

por Él, cuya mano

(la misma que me ha propinado más de un coscorrón)

adivino en esta obra.

Aunque Derrida diga que eres

la deconstrucción de un impulso

erótico, y Sartre te ponga cara de asco (la que tuvo

siempre, el pobre), aunque me rodeen,

como pesados moscardones de la siesta,

las dudas de los libros que he leído,

inútilmente para aclararlas,

aunque ...,

te toco y sé

que el mundo existe.

                             Álora,  mañana del 12 de noviembre MMIV

 

LECCIÓN DE ÉTICA

 

Has de saber, lo primero, que lo elegante

es guardar la tristeza como quien guarda

un delicado jarrón chino entre algodones,

sin que a nadie moleste su apremiante presencia;

y tocarla con la punta de los dedos

únicamente en caso de arrebato; usarla,

si no hay más remedio, sólo para el arte,

nunca para la vida.

                                             Álora, 28 diciembre 2004

                                                                       (Día de los Inocentes)

 

AUSCHWITZ   (LX aniversario)

 

Queridos amigos filósofos,

intelectuales de toda laya,

 rumorosa ralea escribidora y   habladora,

 gente que nunca os enteráis de nada:

aquí tenéis

de nuevo esa extraña entelequia debatida

por teólogos ociosos y académicos insulsos:

la sacralidad de la vida humana.

Ahora (nunca es tarde) veis clara esta desnuda,

silenciosa realidad. Ahora,

por fin,  en su profanación.

                                                       Álora, 28 enero MMV

 

TEOREMA

 

Tu desnudez es la pureza blanca que perfuma la muerte,

tu mirada es el abismo que se abre hacia dentro de mi cráneo,

tus manos son los límites de la carne que espera ser aire,

tu espalda es la curva de la órbita de un planeta perfecto,

tus muslos son los peces escurridizos al hambriento mordisco,

tu boca es la húmeda abertura a una gruta sin ecos,

tu silencio es un trozo de nieve incombustible.

                                                                       Álora, 11 abril MMV

 

MEDITERRÁNEO

 

Urdimbre de algas y raíces marinas en los dedos

que buscan en la arena un denario romano

o la astilla de una cruz latina perdida en un naufragio.

Rumor oxidado de los siglos, antigüedad salobre.

Una caracola asmática me suena en el oído

mientras me bajo el bañador y orino

en esta urna milenaria; y dejo

mi imborrable huella genética en las olas.

                                              Álora,  8 de mayo 2005

 

GÓNGORA 

                          Crítica turba al fin, si no pigmea

La plebe huele a aceite refrito y alpargata

y no entiende nada de Creontes ni Talías.

Tras de los muros de mi canonjía la contemplo

con cierta previsión y sólo

me atrae de ella la curiosa parla

plebeya que sirve a mis poemas

menores. Me siento aquí seguro,

encerrado en esta húmeda oquedad de antigüedades.

El olor a moho y ceniza me seducen

más que el trajín del vulgo callejero.

No pienso salir de este lugar, si no es de noche;

y  sólo  para visitar a alguna furcia.

 

           TOMÁS SALAS. Nacido en Álora (Málaga) en 1960. Licenciado y luego doctor en  Filología Hispánica en la Universidad de Málaga. Profesor de Lengua. Autor del libro Ortega y Gasset, teórico de la novela (2001)  y de distintos trabajos de investigación sobre temas literarios, socio-históricos o religiosos, en revistas como Analecta Malacitana, Espéculo, Lemir, El Pasajero, Abel Martín, Alfa, Robador de Europa. Colaborador habitual en la prensa (Diario Sur, La Opinión, Diócesis, Guadalhorce hoy). Como poeta está prácticamente inédito y se ha limitado por ahora (como hacía Cavafis, aunque la comparación en este caso es improcedente) a dar copias de sus poemas a sus amigos. Sus escasas publicaciones poéticas han sido en la revista internacional Álora la bien cercada (nº 20) y en el nº 9 de Liberlect (la revista digital dirigida por el escritor Francisco Fortuny). La publicación Robador de Europa en su próximo número (el 3) recogerá un poema largo suyo: “Naufragio”. Cualquier comentario o sugerencia serán bienvenidos a su correo electrónico:

salastomascompendium@hotmail.com