Rolando Revagliatti

 

  Cuatro poemas

 

A Sir John Mandeville (siglo XIV), el testigo

 

 

I

 

Estuve ahí

en el paraíso

pero tampoco

del paraíso

puedo hablar

 

 

II

 

Tan poco

puedo hablar

del paraíso

Apenas

jurarles

que estuve ahí.

 

 

 

Sopor

 

 

Participan

en grumos

hormigas

ínfimas

en mi sangre:

 

sueño

o

muero.

 

 

 

Noche de solo

 

 

Sol de noche

o

solo de noche

 

 

Sol

o

solo de noche

 

 

Sol

o

solo

 

 

Sol de noche

o

solo

 

 

Sol

o

de noche

 

 

Sol sólo de noche

Noche de sólo sol.

 

 

 

“El viaje no ha sido corto hasta aquí”

 

 

Un tren de 57 vagones

con 56 clausurados

al menos por la biología

 

 

Entraré, doméstico

(y confluiré

y lo adoptaré

y lo encarnaré)

en el vagón 58

 

 

No diré:

“El viaje hasta aquí

ha sido largo”.