Amanecida

 

He olvidado los mares de esparto,

las procesionarias grises,

los hombres que caminan cabeza abajo

sobre la punta del esternón,

el fracaso del coro de los recién nacidos

y el pregón del afilador.

Todo eso es música para hacer retroceder a la noche.

Pero tú has soltado tus luciérnagas

y se han puesto a amanecer sobre mi almohada.

 

José Elgarresta