David Rey Fernández

 

 

  Tres poemas

 

del libro

 

Las alas de una alondra madrugando

 

 

 

 

 

 

Poema I

Para mi madre,

que me mostró la puerta y me tendió una llave;

que me enseñó que los únicos caminos

son los que nos acercan a nosotros mismos,

lo demás es arena.

 

Me dijo:

               escribe con distancia

                                                   pero

sin olvidar el cuarzo negro de la mina diaria,

lo marchito y oscuro que ya está en las semillas.

 

Añadió:

             Vivir es defenderse de la vida,

                                                              y volvió a asegurarlo:

el que mira las olas ya ha vencido el naufragio;

sólo quien se conoce

                     puede oír el silencio que precede a los golpes,

puede sentir el mar que hay en las caracolas.

 

Me enseñó

                  que en cada nombre se esconde lo nombrado;

que en la palabra noche

                             fluyen ríos oscuros de carbón y cenizas,

que cuando digo madera

                                 la voz se me puebla de raíces y carne,

que cuando digo te quiero

en mi boca despierta la cereza y la lluvia.

 

Y estas palabras suyas las llevaré grabadas para siempre

             Nada tiene sentido

                                            por eso

              todo vale la pena

                                            porque todo

                       puede ser de la altura que le des a tus pasos.

 

 

 

 

Poema  VI

 

 

Porque el amor tiene también su olvido

y el recuerdo de haber perdido algo.

quedan cenizas, sobre el mar, temblando.

 

 

 

 

Poema  VIII

 

 

Una mujer desnuda en el jardín espera,

no eres tú y sin embargo tuvo tu nombre un día.

 

Las olas son caballos con crines de azucena

que el viento agita como un almendro viejo,

la luna es un jinete de plata galopando,

                                                                                  si tú pudieras verlo.

Recuerdas que te dije:

Tus labios son el rojo que viste a la amapola.

Contigo junto al mar todo canta más alto.

En tus ojos azules aún se escuchan las olas.

 

Ahora me pregunto

                                           de qué serviría aquello,

ahora que estoy tan solo

                                                   como lo estaba entonces.

 

Tú nunca comprendiste

                                                   que los besos

                                                                       no mueren en los labios

y que en cada palabra

                                             yo te dejaba

                                                                       la llave de una puerta.

 

 

 

mailto:rf.david@hotmail.es

 

 


 

 

 

David Rey Fernández

 

Ferrol -A Coruña-, 1985.

 

Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela (2003-2008); abogado; titular del despacho de abogados "David Rey Fernández".

En 2009 obtuvo el XII Premio de Poesía Joven "Antonio Carvajal" por Las alas de una alondra madrugando (Editorial Hiperión).