Anfisa Osinnik

 

 

  Cinco poemas

 

 

 

 ESCARABAJO

 

 

Sentada en la orilla del tiempo,

con las piernas colgadas en el infinito,

veo

        cómo flotan añicos de las épocas,

escucho

               en la momia egipcia

a quien antaño

                        era un ciudadano de Fayum,

al incansable escarabajo crujir,

 

           un hermano

                              del escarabajo que vive en mí.

 

 

 

 

OTROS ÁNGELES

 

 

Leo la clasificación de los ángeles :

Querubín, Serafín, Malahim, Elohim

      e Ishim.

                 ¿Es hombre?

¡Hombres!

                   entonces somos ángeles,

                                                           y no hijos de

perra.

Pero no siento las alas,

sólo en el puño una fruta sudorosa

(es decir, el higo,ficus carica),

sólo una fruta sudorosa

de los patéticos

                             angelógenos.

 

 

 

 

ÁNGEL  NEGRO

 

 

 

Esencia de niña,

esencia de grietas lunares,

de melaza nocturna, con burbujeos de estrellas,

rogando

               la vianda negra al mediodía...

¿Te acuerdas de la infancia?

Las negras, las blancas, las rojas cabras.

Canícula.

Moreno pastor

                        en el umbral

                                            vendiendo queso.

Y tú

         jalando el rebozo de la madre

                                                        pides:

cómprame el queso negro de las cabras negras,

                              Ammona,

                                  madre.

No pedía en vano.

Hoy en día no eres Sulamita

Charav

            hoy en día,

eternamente te quedas

                                         como la grieta negra,

el queso negro,

antimonio de la vianda.

                                      Amen, Charav,

                                      sombría fase de mis fluorescencias,

                                      mi ángel

                                                          negro.

 

 

MÍSTICA

 

 

Iban tras el misterio huella a huella a salto de mata,

¿Escucharon las voces de prodigios del bosque,

como el niño de Akira Kurosawa?

¿Espiaban los cantos de las flautas zorrunas?

Díganme : ¿Su ánima se congelaba de miedo?

¿Enturbiaban su mente en la trampa de la mística?

¿Acechaban en la lluvia soleada,

fila garbosa de bodas de zorras?

temiendo el sonido de la hojarasca

¿Temiendo inhalar,

                             temiendo tropezarse en sí mismos?

¿Querían entrar bajo el arcoiris?

¿Bajo el arcoiris

                         y no regresar?

Orificios de flautas peligrosas como bocas de rifles

en la garganta la soga, el horror tenso.

Bajo el arcoiris.

                        Bajo el arcoiris voy.

A ese que va huella a huella ...

                                              un favor:

                                                             ni una palabra.

 

 

 

LA LUCHA CON EL ÁNGEL

 

 

El camino dual de la Biblia

es hollado con repeticiones de actos.

¿Acaso es fácil

para Jacobo luchar con el ángel?

                                       Los incorpóreos son férreos

¡Los incorpóreos!  ni más ni menos

                                                astillas

son sus plumas para las entrañas

¡Los incorpóreos!

                                     huelen a rosas,

a incienso,

                    inmaculados,

deslizan por las alas las manos sudorosas,

no hay más oscuridad que la bruma de la Biblia.

¡Cómo pega!

                     y los llaman incorpóreos

¡Cómo pega!  el de las plumas blancas.

En el camino dual de la Biblia

cargamos doble peso.

La lucha con el ángel es de Jacobo

¿Para qué lucho con él?

¿Para qué tal ahínco?

En la garganta el amargo trozo de la fe.

Ríndete Dios.

                       Tu bendición

la gané

                 con mi puño.

 

 

 


Anfisa Osinnik nació en Siberia (1957). Hizo estudios en el Instituto de Literatura Máximo Gorki en Moscú. 

Desde 1988 vive en la zona de bosque lluvioso del Cofre de Perote (Veracruz, México), Participó en el X Encuentro 

Internacional de Mujeres Poetas en el País de las Nubes 2002. Su libro Dialectos del Fuego será publicado 

en el 2003 en coedición por el Instituto Veracruzano de la Cultura, Ediciones sin Nombre y Mantis Editores 

en edición bilingüe.