MJ Romero

 

De Ciudad Blonde

 

 

 

Vivía en la ciudad amurallada

cuando los extranjeros se llevaron la arena

y nos dejaron sus luces de neón

 

desde entonces

echo de menos arquitecturas rotas

edificios atravesados por espacios rotos

como tú o como yo

rotos.

 

 

 

Aquellos hombres venían de lejos

lo sabíamos

por cómo miraban a las mujeres

en la playa

y porque las suyas eran las más vestidas

las más tapadas

siempre

por mucho que quemase el sol.

 

 

 

Constantinopla

 

Cuando llegues a Constantinopla acuérdate de mí

que leo los libros al revés

de la última a la primera página

ansiosamente

recuérdame

recuerda que poesía ha dormido en mí muchos sueños

para que nacieran otros

 

y fugitiva camino a tu lado

 

cuando estés en Constantinopla

cierra definitivamente los libros que leí.

 

 

 

Todavía es hoy

 

A mí no me mires, mírala a ella o a él

la frase estaba escrita

en la piel de la serpiente, la del cuento

o era otra

la serpiente

una diosa pagana

 

una diosa que arrebate al recuerdo el tiempo de caminos asfaltados

y nos devuelva al tiempo de fruta salvaje

y nos desligue y nos separe

de las monedas y de los bancos amurallados

una diosa pagana de arándanos y moras

puñados de tús y yos

 

ya nada hay que temer

nos hemos despojado de la piel de la serpiente.

 

 

 

Palabras baldías

 

Cuando vivía en la tribu qué fácil

conseguir el agua que saciara mi sed

pero ahora

anacoreta en medio del desierto

sin agua

recorro kilómetros y kilómetros

de pensamientos baldíos

para encontrar

una sola palabra

una única palabra

que sacie mi sed.

 

 

 

A veces se apodera de mí el espíritu más chamánico de la tribu

y me convierto en una seta dadá de un bosque dadá

 

hongo paraguas para el temporal que arrecia

hongo paraguas de colores para un temporal gris

 

están buscando el secreto del poema

totalmente perdidos

como niños

 

blablá blablá

 

el mejor poema está en el silencio

el mejor poema es raíz

el mejor poema es rama

el mejor poema es

sin más

 

veo su luz

la oscuridad que ciega

desde mi posición de seta dadá.

 

 

 

BIO

 

 

Regresan los cuervos

se miran en mis ojos

picotean mi lengua

 

buscan los pulmones

los huecos de mi pubis

para respirar mejor

 

(dicen)

 

estamos tan  lejos

del bosque.

 

 

 

Cuando escribo sobre piedras

es mejor

 

no tengo que preocuparme

de si las voces vienen

o no

si alguien ha recogido o no la miel

 

pero algún día tendré que parar

este zumbido de abejas

 

y hablar sobre ello

 

sobre

cómo es morir en los otros

cuando los otros no mueren.

 

 

 

Me rastrea

me copia

hace de mí historia

y luego me va dejando en trocitos

como guijarros

para no perderme

 

me cuenta a su manera

 

pero nunca soy yo

nunca.

 

 

 

Azul de metileno

 

Como un pie descalzo en Londres

un Durruti en Venecia

o los bolillos de Brujas

sin encajes

 

en suspenso

la bruma

el agua

el hilo

 

el salto.

 

 

 

Soles o lluvias

el hombre lo borra todo

a su paso

 

gladiador fuera del circo

cuerda de violín

figura en el mármol

o fría palabra

 

si te deslizas por un tobogán

con tu inocencia

continuamente

no sabré

en qué lugar se pudrirán las flores.

 

 

 

Apunte personal

 

Articular la voz

doblarla

y surcar azules

 

Atravesar el frío.

 

 

 

Cuerpos

 

Me extiendo a su lado

a lo largo

y luego me curvo

 

desde lejos me observo

en la fina curvatura sin espinas.

 

 

 

Inmovilidad

 

Ser solo hoja

ahora que llegará octubre

 

hoja en tierra

a tus pies raíz de árbol

a tus dedos de pies inmóviles

y que tú soples

y volar

volar juntos como dos hojas

desde los pies del árbol.

 

 

 

Pequeñez

 

En bandeja oxidada

horadar

el metal anterior al óxido

y girar en esa dirección vacía

totalmente

 

totalmente girar.

 

 

 

Late sonido en las aguas

paradas del charco

 

sonido diapasón

 

late

como el tono del hombro herido

 

como nube negra

la mujer dolor.

 

 

 

Como musgo

creciendo a la sombra

de árboles grandes

no necesito enraizarme en sus raíces

y me alimenta su savia

a mí

anoréxica de la vida.

 

 

 

Junco que resiste

en el río bifurcado

 

las islas

que ahora son yo

esperando

la llegada de las lluvias.

 

 

 

Y deseo

otra pequeña cosa

 

empequeñecer hasta ser como hierba

lejos de la sombra de los sauces

y desaparecer

confundidas las hierbas en un mundo de insectos.

 

 

 

Enciendes y buumm

por no dormir

por iluminar espacios

por desvelarlos

y velarlos

 

mientras los insomnios.
 

 

 

 

PASSP@RT

 

 

 

Él se volvió para mirar

los muros de la patria suya

ruinas

 

si hubiera nacido en Belgrado

pero aquí

y en estos días

de gum gummer simpson

como tormentas de arena

sobre un bob dylan

en jam poématica.

 

 

 

Hace días que no entiendo la letra de la canción

será una polonaise

un himno austriaco

un secreto bien guardado bajo una voz musical

quizá sea yo que necesita reseñarse

 

pero ahora llueve

y el ruido del viento en las persianas

va marcando un ritmo descontrolado

a la canción

 

rain raise oh Edith

no es la vie en rose.

 

 

 

Broken

 

Hace frío y nieva bloques de hielo entre palabras islas sin jardín al fondo

 

cuando tengas una casa con jardín o sin jardín una casa azul

una mujer vivirá sobre el jardín

mujer de nieve una flor blanca cerca donde nacen espinos

una flor negra

un rompepalabras

dream

dream

 

así será el poema de regreso hacia casa

a la neurona primera que dictó la primera palabra

 

un jadeo repetido.

 

 

 

Gris

 

Las imágenes de la ciudad son para ti, Amelí,

ciudad interior

por donde todo fluye ciegamente

y deprisa

 

no me fijé

que el elefante gris reclamaba su sitio

no presté atención

y las termitas seguían hambrientas avanzando

por mis huesos

y la salamandra dormía

quieta

en su sueño de invierno

 

mientras en los ojos del agua se diluían días

de ciudad

 

y bosques

y adoquines

y el cielo oscuro de la noche

cerraban el paisaje.

 

 

 

Busco la profundidad del pozo dijo ella

y él se dispuso a recoger lluvia

 

los aviones planean sobre la ciudad

sobre las cabezas de las bestias

sobre el silencio.

 

 

Cuentos sobre carretera Bio Bio

 

Un cuento dirá

un día hubo una voz atigresada

navegando en una  barca caparazón de caracol

the prayer

como si fuera una canción de navidad

vivíamos en un marzo estrellado sin estrellas

con viernes menos viernes

atravesados en la lluvia

geométricos como copos de nieve

que caían en otras ciudades

en todas las ciudades menos en la nuestra

la ciudad rodeada de peces

la ciudad en una barca

el tigre voz

perdido como pistolero del oeste

ahora seremos libres dijo el primer cuento

ahora seremos la hostia dijo el segundo cuento

ahora seremos el tigre dijo la voz del cuento

sobre una carretera de Bio Bio

ciego el tigre.

 

 

 

Sendas

 

Las bolitas azules han echado a volar como si fueran canicas gigantes sobre un verde infinito.

Mar Iona

 

Necesitamos ampliar el verde

el escenario de los pájaros

sin alas

la turba que no arde

observar

que hay cerdos inteligentes

estudiando la senda de los caracoles

pezuñas fosilizadas

bajo el asfalto

voces dulces que dicen palabras dulces

y se desplazan sobre la autopista del tiempo.

 

 

 

El hombre que habla hacia mí

me desnuda de soledad

en horas penumbra

verdes y grises sobre la piel

complemento costra

de tiempo

 

me retiene en los días

cuando solo cuento pasos

para avanzar hacia mí

 

el hombre que me anuda

a su voz de soledad

desde mi garganta.

                        (Para Luis Miguel Rabanal)

 

 

Ser camaleón otra vez con ritmo muy gum

lento y retorcido

ser camaleón con alas de pájaro

para hacerte volar

de una palabra a otra

desde la carpa del zoo

y esperar a la noche

y después

el canto del gallo

donde ya no hay aves.

 

 

 

Volcán deja sus huellas

sobre ciudad hombre

 

hombres caminan

sobre ceniza

 

pasa tormenta

pasa

entre ellos

presagios

fósiles

carbones cristalizados

 

yo me rayaré sobre cristal

de  efigie.

 

 

 

De la espesura

 

Balbucea

como los niños, si no no

vale

no vale

el balbuceo

del miedo ni el temblor

de la risa

 

es la palabra que nace

 

bajo la luz

de Los Arcos el hombre loco

la sabe

baila en sus brazos

 

fui de tu voz

(pregunta el hombre loco).

 

 

 

Vasos

rupturalmente comunicados

vasos rotos

 

los vidrios comunicantes

hechos añicos debajo de sus uñas

de ellos

de sus aletas de peces

 

el dolor profundo sobre la nuca

colorea los ojos de los últimos navegantes

(de futurible).

 

 

 

Crossing

 

Mamá:

lloverá y hará algo más de frío

 

cielo en los ojos

asterisco

me ha trasladado a nube blanca y gris

 

me he trasladado a nube

con asterisco

su cielo en mis ojos

 

crossing.

                                  (Para Estefanía González)

 

 

 

Passp@rt

 

Algún día seré una supernova star

un faro cósmico

me raparé el pelo

y seré como tú

energía oscura

hacia el futuro.
 

 

 

 

ZOOM

 

 

 

Eran él y su cólera en medio del río.

 

La que cantó ayer y no aquí para nada se acercó al río, porque aquellas aguas nunca fueron aguas de río.

 

Yo ayer canté. en medio de la lluvia. y luego caían cristales de nieve. y más tarde cayó agua nieve sobre mi cabeza. cabeza que nunca es plegaria.

La cabeza, la que cierra los ojos para verte ayer. cabeza, objeto inmóvil para oír los sonidos repetidos de la pelota de ping-pong sobre la madera. una cabeza cuadro. o una cabeza ordenada en orden alfabético. nada es una palabra vacía nunca.

 

Quiero una cabeza vacía y mía.

Y convertirla, convertirme, en plegaria. quiero. nada nunca.

 

 

 

El esternón cierra. protege. no es coraza. cuello y cabeza de avestruz. muñeco blanco descabezado.

 

Ella escribió hoy no hay gaviotas. no hay palomas. ni gorriones. vencejos, tampoco.

 

Él escribió cleaning...

 

Y la nieve lo borró. la nieve se diluye. un charco marrón. es lo que queda.

 

 

 

Movimiento en off

y sin música

no hay arte si no eliges

ningún calor quedará

sobre las paredes desnudas

 

mutilo el origen de mi sangre

mutilo el latido

para ser corazón ciego

 

días lejos de la colonia

letras que suben y bajan por el dorso

de las hormigas mis manos

octubre nuevamente

ya no hay bandadas

serpiente duerme

junto a salamandra

debajo del musgo

dentro de tierra roja

 

el frío.

 

 

 

Territorio

 

Y el mundo fue un mundo colorado como rojo de carnaval

y el mundo fue un mundo encarnado como rojo de carne ensangrentada

y el mundo fue como un gran lago de sangre

y se volvió granate a través de mi ojo que no era el ojo del mundo

y se volvió azul a través de la ausencia de ojos

y se volvió luz

y regresó

regresó envuelto en mi voz

 

cerrar

 

reiniciar.

 

 

 

 

 

 

El libro De Ciudad Blonde,

de MJ Romero,

ha sido depositado en la Red

 a los  tres días andados

del mes de  junio

del año

dos

mil

trece

.