Nos educan sólo para fingir

Novalis

 

 

 

 

EL RÍO DE HERÁCLITO

  

que pasa y olvida ayudó, como el árbol ayuda a la yedra, a escribir estas poesías al que no puede ser ya el mismo, viajero de su sombra, ni la canción la misma en su oscuro comienzo.

                   Y por si algo queda y para que el río de Heráclito no sea río de olvido (de la vacilación y de la duda) corrijo con ojos de ayer, que ni esperan ni encuentran, lo que éste no cambió pues  vuelve  al  que  fue  al  pasar  de  los años. Créer l’oeuvre par élimination, dice todavía Mallarmé.

                    Poesía, delicada señora, viene y desaparece, amarga y dulce como el rencor compromete una vida, rescata del olvido la región más clara y más pura de la que nunca se regresa con las manos vacías. Llega y desaparece. Rescata del olvido un momento de soledad, la soledad del río que pasa y del árbol que queda.

 

                                                                                                                                     2004

 


 

 

POESÍA: LA FLOR AZUL, I

 

Como la corza herida

que el cazador sepulta en su venablo

te conocí, indefensa,

asediada de intrusos,

cortejada por guapos y rufianes.

 

Te busqué también en las buhardillas

de mugre y terciopelo

                                         en los salones

donde pulcros banqueros subvencionan el orden:

y eras el frío de una tarde de niebla,

abigarrada imagen de playa enfurecida,

piedra oscura que emerge del relámpago.

 

Cazador melancólico huyendo de sí mismo,

nunca supe encontrarte.

 

                                                                                1979

 


 

 

ARTE POÉTICA / ARTE AMATORIA

 

el primer verso lo regalan los dioses, el resto hay que escribirlos. Al concluir el poema baja  a la calle y riñe a tu querida. Tacha después el verso regalado y escribe las palabras con que olvidaste insultarla,

                                                                                interpreta el texto exactamente pues no es seguro -y es flaco favor a dioses y a queridas- que sea mejor engalanarla con el don de los dioses: no escribas, pues, poemas de amor.

                                                                                                                                                                           

                                                                                                                                   1979

 


 

 

DIRECCIÓN ÚNICA

                                            

                                             I

 

idioma mío trepando las paredes

raja, puta, muerto, éxtasis,

muéstrate indulgente con la primavera caída de

          los árboles

césped perseguidor de los devoradores que

          ocultan las palabras

en las frases pueriles de las lápidas

 

                                             II

 

sumergido en las palabras de otro idioma, testigo

de su parataxis, con la equidad (tal vez paciencia)

que me da el conocimiento y la distancia

 

cazador de niveles y de aliteraciones uso su

extraña música en mis versos, chapoteo en las

consideraciones como un alquimista

 

soy, por así decirlo, feliz: ave migratoria por cuya

conveniencia se suceden las estaciones

 

a ritmo de ala los paisajes me intuyen

 

                                                                                  1979

 


 

 

DE VIENTO VENDAVAL

Aux risques des pentes peu sûres

                             Pierre Reverdy

Surgida de los restos del naufragio

en presentidos mares de amianto y terciopelo

música de otra edad que en sendas mal seguras

acompaña el descenso hacia el infierno

 

oh hermana

                     disperso pensamiento

callado sol y umbría intolerancia

los tiempos han cambiado y tú sobre el

crepúsculo

mientras quedan afuera la fábula y la sombra

 

                                                                                       1979

 


 

 

POESÍA: LA FLOR AZUL, II

Fuis si tu veux

Paul Nougé

Huye cuando quieras,

pero adonde vayas

mi pasión te sigue.

 

Huye al fin del mundo,

pero cuando llegues

recuerda que has ido.

 

Huye si estás triste,

pero vuelve pronto

que te necesito.

 

Vuelve que la noche

en el papel blanco

quiere abrir los ojos.

 

Y si soy culpable,

aunque no regreses

te estaré esperando.

 

                                 1994

 


 

 

JARDÍN DE LAS DELICIAS

  

Poemas escritos sin puntuación y sin orden gramatical

Vida desordenada con descansos inexplicables en

pequeñas estaciones desiertas

Reflejo bajo la lluvia de la pálida luz de la luna boreal

Calles que terminan en el campo y allí empieza el país

de los fantasmas

y también la borrasca jacobina y la fatiga de los sueños

donde envejece el olvido y se vive oculto en las

equivocaciones

mientras piensas en el título del poema que aún no está

acabado

Puerta de acceso al jardín de las delicias

sin más preocupación que la verdad

 

                                                                                      1995

 


  

 

NUNCA SALGO SIN MI AGENDA

 

Aprendiz de las palabras de la calle

viviendo las palabras

con las que el pescador llama a los peces

la frutera a los frutos

que resplandecen en las mesas del verano

 

Y también las palabras del silencio

las palabras del músico en la calle

que inventa el universo y sus principios

las del borracho que nada entre sus penas

y vive a la deriva de la vida

las del susurro del vendedor de estampas

las de la prostituta y sus rastrojos

las palabras de la anciana que habla sola

con lágrima y carmín en las ciudades

 

Palabras y palabras y palabras

iluminan la vida y nombran a las cosas

arrastran la vida y a veces la destruyen

 

                                                            2006

 


 

 

LA HUELLA DEL INSTANTE

  

Existirá un poema

donde el agua ignore los azules

donde el otoño no tenga ya adjetivos

un poema que oculte los eclipses

el ruido de los bosques

el viento entre los árboles

donde cada palabra

diga otro y lo mismo y anuncie el desconcierto

del sol que quiebra la luna temeraria

el silencio del cuadro

palabra del instante que esconde su disfraz

terror y ceremonia en armonía

palabra solar del sosiego y la pausa

ceniza que conoce el fuego

los falsos testimonios la inquietante

patria de la Belleza

 

                                                           2008

 

 


 

 

POESÍA ¿QUIÉN VIVE?

 

Poesía ¿quién vive?

Alerta del fin del mundo, cuartel

de invierno, albergue

a cualquier hora, hálito

del presente, brisa

de las Aduanas del pasado,

ciudad bajo las aguas.

 

Al margen de los libros,

entre nube y diamante,

al alba y la mañana

con temor y temblor, óyeme

con los ojos, mírame

como hijo pródigo, devuélveme

la palabra indecisa, la malgastada

hacienda de mis padres.

 

                                                    2008

 

 


 

 EL PRISIONERO

 

Sin nada que decir, equivocando

arrecifes y cantos de sirena

la palabra terrible de la tribu

(oro solar, plata melancólica,

minucia y desconsuelo)

esquiva la incoherencia del discurso,

las estratagemas de la huida,

el fruto que se pudre

                                       la adusta

tiranía del tiempo.

 

                                                         2008

 

 


 

 

LAS BATALLAS PENDIENTES

 

El poema se escribe

con palabras perdidas

sabe de dónde viene

pero no adónde va

 

Detrás del adjetivo

acecha la barbarie

el inútil progreso

con sus redes vacías

 

A golpes

                a patadas

se esquivan entusiasmos

poesía peligrosa

oculta más que dice

confianza

                desorden

y no saber qué pasa

 

                                  2008

 

 


 

 

SIEMPRE VUELVO

 

siempre huyo hacia ti como el naufragio

palabra necesaria oscuro velo

sin saber lo que oculta el crepúsculo

si el robo de la flor o su misterio

 

al acecho del eco de la tribu

siempre queda el recuerdo de los sueños

no se pierde su olvido el tiempo pasa

siempre vuelve la duda y su veneno

 

                                                                 2009

 


 

 

CUANDO LLEGUE LA LLUVIA

  

Regresaré dando un largo rodeo

para que ya estés allí,

entre tarde y aurora,

con los ojos viajeros que la luz

devuelve a las estrellas

cuando llega la noche

 

Llevaré de mi lado

todo lo que olvido:

el rayo y su despecho,

la divina pereza,

el sonido más puro.

 

Llama que ennoblece

ebria de vientos,

de furtivos regazos.

Cuando llega la lluvia,

las contradicciones, la poesía extraviada,

ocuparán el sitio que el poeta abandona.

 

                                                                2010

 

 


 

SOLITARIA Y AJENA

 

Yo que cuento las sílabas

de este gozoso oficio,

ascua desamparada

persiguiendo un nocturno

rumor de pormenores.

 

Y siempre huye de mí

yo que tengo memoria

de las vicisitudes:

apagada memoria

que busca la señal

por donde pasa el tiempo.

 

                           2010

 


 

 

OTRO ES EL QUE SUEÑA

 

A veces duermo y otro es el que sueña

en el nácar silente de la aurora,

caminando hacia el sol no ve la luna,

ni los profundos cielos de la noche.

 

En las vicisitudes del silencio

me refugié, el otro vive inmune

al mal y sus albadas, aunque añora

en las laicas estrellas y los rayos

el orden escondido. Yo que amo

la ceguera del sueño vigilante,

los olvidos que me hicieron hombre,

las habitaciones de la música.

 

Al engaño del mundo y de mí mismo

volveré al despertar entre las rimas

abrazadas, feliz en el desorden

de la verdad concreta y sus mentiras.

 

                                                          2011

 


 

 

CON EL DINERO DE LA POESÍA

 

Con el dinero de la poesía

compré la ausencia y su magia.

Mi poesía era limpia

                                       venía

de las impaciencias y del desconsuelo,

de la niebla que mata los jazmines,

de la esquina equivocada y del mal tiempo.

 

La mitad de mi mismo es del otoño

y ni siquiera cambian las palabras.

La memoria incesante

                                         esa sombra

minuciosa y vacía

donde el tiempo envejece.

 

Súbita poesía y su secreto:

en el fuego apagado

el viento arrastra la ceniza

(sé que estuve allí)

hacia ningún sitio.

 

                                                          2011

 


 

 

LLEGARÁS MUY TARDE

 

Llegarás muy tarde, no sabré quien eres.

La plata limpia del mar vive en los ojos

del ciego que nunca fui porque no escucha

la voz repetida del agua en las olas.

 

Humilde resplandor de la palabra que

fervorosamente descuidada anuncia,

en la oscilación del ámbar negligente,

la fuga, lirio entre cardos, del eclipse.

 

Para poder entrar he gritado fuego.

La noche cae, la luna es vaga sombra

y llega a medio desdén, de un mundo a otro,

la terca, obstinada, difícil poesía.

 

                                                                        2012

 

 

 

 

 

‘Las circunstancias de la poesía’, sabia

definición de Pierre Reverdy, navegan

por estos  versos, pernoctan en ellos, fue su primer

título.

 

Aunque la rosa es sin porqué, La flor

 azul, aprendiz de libro, es el modesto ho-

menaje a Novalis y a su novela Enrique de

Ofterdingen.

 

 

 

ÍNDICE

 

El río de Heráclito

Poesía: La flor azul, I

Arte poética / Arte amatoria

Dirección única

De viento vendaval

Poesía: La flor azul, II

Jardín de las delicias

Nunca salgo sin mi agenda

La huella del instante

Poesía ¿quién vive?

El prisionero

Las batallas pendientes

Siempre vuelvo

Cuando llegue la lluvia

Solitaria y ajena

Otro es el que sueña

Con el dinero de la poesía

Llegarás muy tarde

 

 

                           

 

 

 

La flor azul, de Ángel Pariente, ha sido

depositada en la Red a los dos

 días andados 

del mes de enero 

del  año 

dos mil 

trece

.