Anay Sala

 

Poemas -selección-

 

 

Ý

(turno de réplica)

 

 

NADA TE PIDO

Nada te pido, amor.

Que no me hieras.

 

Que el peso de tu rayo

me fulmine.

 

Que seas todo, amor.

Que no lo seas.

 

Que tu presencia en mí

aunque me duelas.

 

 

RÚBRICAS

 

Que la vida disponga nuestras naves.

Que señale la diosa un puerto nuevo.

 

(Y el matiz se sitúa en la distancia

que separa a mi amén de tu ojalá.)

 

 

RESPUESTAS AL AIRE

                                                       ¿Qué es poesia?

                                                              G.A. Béquer

 

¿Qué ha hecho que escribas así?

 

Dejé que tu duda

pendiera en el aire.

 

Callé la respuesta, por obvia.

 

Como dijo aquél,

¿Y tú me lo preguntas?

 

 

DETRÁS DE MÍ

 

Detrás de mí tus ojos

tus días

tus ocasos.

 

Detrás de mí la urgencia

tus sueños

tus acasos.

 

Detrás de mí tu boca

tu risa

tus abrazos.

 

Detrás de mí tus pasos.

Pero a mi lado quién.

 

 

NUNCA MÁS

 

Duelen más las heridas

al cerrarse.

 

Quedan restos de lluvia en la ventana.

 

El invierno se carga de razones.

 

No se acaba el amor

cuando se acaba.

 

(Una vez nada más…se entrega el alma)

 

Hay cenizas de estrellas en el cielo.

 

La nostalgia

precede a la amargura.

 

Nunca más me reiré de los boleros.

 

 

LA REBELIÓN DE LAS COSAS

 

No.

No.

Somos nosotros.

Nosotros los así, no así las cosas.

 

Nosotros los que hacemos de las cosas

rehenes y coartadas de un temor.

 

Y ese abuso de mención,

la tiranía,

Trae consigo inevitables consecuencias.

 

Se oyen gritos en el aire.

Son las cosas.

Nos atacan.

                   Y con toda la razón.

 

 

CAMINOS TRILLADOS

 

Atrás quedaron los tiempos

en que ser valiente era noble causa.

La vida consistía entonces

en creerse original.

 

Hoy sólo unos pocos se salvan.

 

Los demás transitamos

los mismos caminos trillados,

idénticos derroteros.

 

La misma prudencia, los mismos ritos.

El mismo desencanto.

                                    La misma soledad.

 

 

 

MEDIDAS CAUTELARES

 

 

EL ARDID

 

Dejaré

que mañana sea tarde

para hacerlo a la luz que me convenga.

 

Escribir

estos versos que me tientan.

 

Cuando muera, si es que muero, por amor.

 

 

LANCE

 

Prestidigitación de la sospecha.

 

Observa.

 

El aire

sin la llama

es sólo humo.

 

 

MEDIDAS CAUTELARES

 

Cubrir la espalda

con un mantel de trapo.

 

Posponer algunos fastos de lugar.

 

Esconder la baratija que desvela

que el amor, el amor

no será suficiente.

 

 

AQUELLO

 

Esto

es sólo una ventisca.

 

Un zarpazo del agua,

una requisa.

 

Una página en blanco,

una hoja sisa.

 

Pero aquello

 

Aquello fue perder.

 

 

EL ASALTO

 

Cuando el dolor regresa,

de improviso,

y te asalta en el umbral de la nostalgia

y encañona tu sien contra el recuerdo

sabes bien que sólo puedes claudicar.

 

Son sus manos

las que hurgando en tus bolsillos

te devuelven viejos fríos del pasado.

Y el silencio deja paso a otro silencio

hasta que el dolor se aleja del lugar.

 

Sólo entonces,

cuando el dolor se aleja,

te atreves a mirar en los bolsillos

y sientes una súbita vergüenza

y no aciertas con la llave en el portal.

 

Y de nuevo,

te impones la distancia,

la lógica febril, la compostura.

Y lo llamas cordura o equilibrio

cuando sólo son ganas de llorar.

 

 

LÍNEAS DE FUGA

                                                      A Adolfo Añino

                                                Martínez de Cestafe

 

Voy a hacer del silencio una contrata

que reclame promesas

en mi nombre.

 

Voy a hacer del cinismo una hojarasca.

Voy a hacer un hangar con ilusiones.

 

Voy a hacer del invierno,

la esperanza.

 

Voy a hacer del futuro un Gran Pronombre.

 

Voy a hacer

de esta quiebra el horizonte.

 

La palma de mi mano

dice así.

 

 

 

 

 

 

 

Esta Seleción de poemas de Anay Sala ha sido

depositada en la Red

el primer día de mayo 

del  año 

dos mil 

trece

.